viernes, 26 de septiembre de 2008

Nueva marea







A veces me hubiera gustado...

además de escuchar el mar...

dejarme llevar por la corriente.

Segunda opinión


Como simple mediador...doy espacio al mensaje de un íntimo e inseparable amigo de la vida.

(De un eterno visitante)


Dice él: Incrédulo de un autoanálisis reciente, pido una segunda opinión a esta patología crónica.

Síntomas:

Pasión, locura, deseo y amor desbordado, una total angustia, espontánea desesperación, una incontrolable alegría, miedo, paz, dejadez, falta de control y raciocinio de la cuál siempre seré víctima y usualmente sentimientos de culpa que de cierta manera no puedo a veces manejar.

Esperando una pronta respuesta, me despido con ansias y esperanzas de comprensión de su parte.

Cardiólogos abstenerse.


Hasta ayer...

No deseo suerte...como me enseñaron una vez.

Nadie la necesita.

Por más que a veces sea víctima de mi propia filosofía, agradezco el vivir cada momento y dejar brotar cada sentimiento que llevo en mí...suerte mía, el tener conciencia de mi presente y de mi falta de cordura.

No me arrepiento de nada, ni deseo regresar a las sombras que traigo a cuestas.

Y no lamento una noche no programada, lamento el no poder más...y que a ojos cerrados, todo quede en nada.

salió el sol en Lima..............

Aclaración...

Esta mañana, me remito a hacer una aclaración como un alumno de ideas al vuelo, ante este adagio tan conocido.

"Verba Volant, scripta manent"

"Las palabras se las lleva el viento, lo escrito permanece"

Quien escribe, a su modo define lo que de por si, determino como una premisa, no hay ni habrá...algo tan peligroso y letal como el poder de la lengua.


Hoy desperté pensando en lo verdaderamente inocuo...de la capacidad propia del ser humano...espero encontrar la respuesta.

Las palabras se las lleva el viento...considerando que no gusto del don de la última palabra, concluyo con una aclaración propia.

Aclaro: Yo no escribo...ilustro mis sentimientos en una caligrafía ya parametrada...de la cual soy uno más que la uso como medio...digo...al final lo original y único no está en escribir sino en que es lo que se siente al hacerlo...y de igual manera al leerlo.

Eso me deja con una sola pregunta, para lo cuál hago petición de otro proverbio o refrán.

Si las palabras se las lleva el viento y lo escrito permanece...y yo falto de la cualidad de escribir...entonces...

Eso, con qué me deja?

lunes, 22 de septiembre de 2008

Garúa al Ocaso

Hay pensamientos que rescatan en mi...el simple hecho de pensar...en el juicio de una tonta inocencia que me hace temblar, y sentirme un crío extraviado en explicaciones, motivos y razones.

No existe la cordura...no existe la lógica...cuando un simple susurro te hace caer desvalido ante una sensación que rebosa tu deseo a sentirte...un niño.


Quiero que lluevan...fantasías e ilusiones...


Hay sentimientos que implican una falta de límites...una necesidad inconclusa de dominar mis emociones...y someterme a la irrefrenable condición de ser un ferviente partidario de mi pasión desenfrenada...

Quiero que lluevan murmuros, deseo y miradas...

Quiero colmar mis manos...de una lluvia constante...que no cese por la mañana...y que riegue sobre mi eterna infancia...el pretexto perfecto para nunca dejar de soñar.